aumentar la autoestima

Aumentar la autoestima es una necesidad para muchos de nosotros y no por casualidad. Si sois de los que estáis siempre pensando que todo lo que hacéis os va a salir mal, que no habéis llegado al punto en el que teníais que estar en la vida, que seguro que serán otros los que consigan ese trabajo que tanto os interesa o que esa persona que os gusta no tiene ningún motivo para prestaros atención, ya es hora de que espabiléis. Se puede decir más alto, pero no más claro.

Si os pasáis la vida cotilleando en las redes sociales, seguramente estéis hartos de ver cantidades industriales de gente felicísima y súper exitosa. Pero, todo eso que vemos, ¿es real? ¿Es lo que queremos? ¿Nos interesa una vida a la medida de los demás? ¿Somos realmente unos pringados por estar aquí, con el móvil en la mano, mientras hay gente que pasa los 365 días del año tumbada a la bartola en su yate?

Percibirnos de forma realista para mejorar nuestra autoestima

La idea del éxito o el fracaso que tanto nos afecta, muchas veces, está ligada a una visión distorsionada de la vida ajena y de nuestras propias capacidades. Por eso, es hora de empezar a evaluarnos a nosotros mismos. Tenemos que aprender a entendernos y a querernos de forma sana. Para eso lo primero que tenemos que hacer es dejar de perder tiempo con ficciones en las que todo es maravilloso. Ni el instagramer de turno es tan genial, ni nosotros somos tan pringados, así que vamos a concentrarnos mejor en lo que es real. Al menos, en lo que es real para nosotros.

Si queremos empezar a aumentar la autoestima, tenemos que ser honestos con nosotros mismos. En vez de pasarnos la vida pendientes de gente a la que ni conocemos, tenemos que empezar a prestar atención a lo que hacemos nosotros mismos, cómo lo hacemos y cómo necesitamos hacerlo para poder conseguir lo que nos proponemos. ¡Y nada de desistir antes siquiera de planteárnoslo seriamente!

El prestar atención a todo esto nos lleva a un mejor conocimiento de nosotros mismos y, por tanto, de nuestras capacidades, fortalezas y debilidades. Sabremos qué es lo que podemos hacer realmente bien y podemos sacar partido de ello, sin miedo al fracaso. Por cada una de las veces que nos caigamos, habrá siempre un momento en el que nos levantemos. También sabremos qué es lo que se nos da peor y podremos trabajar en ello para seguir mejorando, en lugar de lamentarnos por no ser capaces de esto o de lo otro.

Aprender a tomar decisiones nos ayuda a ganar seguridad

Ahora que nos hemos medido un poco, entendemos a qué podemos aspirar y, también, qué decisiones tomar. Esto es algo que a mí me interesa especialmente porque es lo que más cuesta, ¿verdad? Tomar decisiones es arriesgado: nos podemos equivocar. Claro, pero, ¿y qué? Si nos equivocamos, ya pondremos remedio. Lo importante es que tenemos ese poder, el de tomar decisiones, y tenemos que usarlo. Esto es clave para aumentar la autoestima. Cuando no lo hacemos, entonces acabamos yendo a rebufo de todos los demás y es cuando verdaderamente sentimos que no importamos, que no podemos, que no pintamos nada… No hay que tener miedo. Nuestras decisiones son tan válidas como las de los demás y todo es cuestión de sentido común. No vamos a tomar decisiones sobre cosas de las que no sabemos nada, ¿no? Pues, venga, adelante, ¡a decidir!

Claro, cuando tomamos decisiones, también empezamos a ver más claro lo que nos gusta, lo que no nos gusta, lo que nos va bien y lo que nos crea problemas. Empezamos a entendernos un poquito mejor. Tenemos que escucharnos a nosotros mismos y dejar de oprimir nuestros deseos, gustos, etc. Es hora de saber que, como todos los demás, nosotros también somos así y tenemos nuestras cosas. Hay cosas que nos gustan y otras que no. Algunas las queremos y otras las rechazamos. Identificamos lo que nos hace felices y lo que queremos erradicar de nuestras vidas.

aumentar la autoestima y ser feliz

Aceptarnos y presentarnos ante los demás tal como somos

La aceptación de nosotros mismos nos hace también empezar a exteriorizar todo lo que pensamos, lo que sentimos o lo que queremos. Es importante relacionarnos con los demás reafirmando nuestro yo y rodearnos también de nuestros seres queridos. Esto es fundamental para llevar una vida sana a todos los niveles, también psicológico y emocional.

En el momento en que empecemos a hacerlo, encontraremos que no estamos solos y que, a diferencia de lo que pensábamos, otra gente comparte nuestras opiniones. Si no, simplemente las respeta porque importan tanto como las suyas. A algunos les han venido bien nuestros consejos y a unas cuantas personas, incluso, les hemos enseñado algo que tiene un gran valor en sus vidas. Ese valor que pensábamos que no teníamos, no sólo se nos hace evidente ahora, sino que también es apreciado por quienes nos rodean. Nos merecemos una palmadita en la espalda de vez en cuando, ¿no?

No dudar de nuestros objetivos e ir a por todas

Y, ya que hemos llegado hasta aquí, ¿qué tal si nos ponemos unos objetivos claros, sin importar cómo nos salgan las cosas y analizamos qué necesitamos para conseguirlos? Poco a poco, cada vez estaremos más cerca, chicos, no lo dudéis. Aumentar la autoestima no se hace de la noche a la mañana.

Este es un largo proceso de conocimiento, aceptación y aprecio. Cuando veamos que no somos eso que creíamos, sino que tenemos capacidad para hacer todas esas cosas que nos parecían imposibles y que encima las hacemos bien, empezaremos a sentirnos mucho más satisfechos. Entonces querremos seguir probando cosas, seguir adelante y, en definitiva, seguir viviendo. Eso sí, mucho más fuertes y capaces. ¡Y con la autoestima por las nubes! Porque, ¿por qué no decirlo? ¡Somos los mejores!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here