qué es la inteligencia emociona - cerebro

Qué es la inteligencia emocional

Todos tenemos muy claro qué es la inteligencia en general, ¿verdad? Pero, ¿qué es la inteligencia emocional? Pues es la capacidad de comprender y gestionar de manera positiva las emociones propias y ajenas.

Breve historia del término

No se trata sólo de lo bien que se nos da resolver un problema o escribir un discurso, sino de nuestra interacción con los demás. A comprendernos a nosotros y a los demás, a respetarnos, a desarrollar la empatía, etc. también se aprende.

De todo esto, más o menos, ya hablaba Edward L. Thorndike en los años 20 del siglo pasado. Aunque él llamaba “inteligencia social” a la capacidad de entender y motivar a los demás, digamos que estaba hablando prácticamente de lo mismo que hoy entendemos como “inteligencia emocional”.

Para los más estrictos en cuanto a interpretaciones, podemos decirlo de otra manera: estaba dando pie al desarrollo del concepto de “inteligencia emocional”. Igual que David Wechsler, quien ya en los años 40 también sostenía que la inteligencia no se trataba únicamente de cognición. Lo mismo manifestó Howard Gardner en 1983, quien desarrolló esta teoría en un libro llamado Inteligencias múltiples: la teoría en la práctica.

En los años 60, esta idea aparece reflejada de pasada en algunos textos de relevancia menor. Sin embargo, no será hasta los 80 cuando comenzará a adquirir peso gracias en parte a la publicación del libro de Gardner y a la influencia que tuvo en otros autores como Wayne Payne o Stanley Greenspan.

qué es la inteligencia emocional

La Inteligencia emocional de Daniel Goleman

Habría que esperar hasta 1995 para que Daniel Goleman popularizase el término en su libro Inteligencia emocional. En él explica cómo del tronco encefálico surgen los centros emocionales que dan lugar al neocórtex, que comparte su responsabilidad en cuanto a emociones con el sistema límbico.

A grandes rasgos, Goleman explica que hay un “cerebro emocional” que se desarrolla antes que el “cerebro racional”. Ambos trabajan habitualmente de forma coordinada y están interrelacionados, pero pueden funcionar el uno sin el otro.

Esto lo respalda asimismo la investigación neurológica de Joseph LeDoux, quien descubrió que los estímulos sensoriales llegan al tálamo y de ahí, primero a la amígdala, que también es responsable de la memoria. Mientras tanto, otra vía también procedente del tálamo, los conduce hasta el neocórtex. Es decir, la primera respuesta a aquello que nos rodea es emocional. Luego el neocórtex pondera la información.

La teoría de Goleman, a diferencia de otras como la PNL, que también incide en cosas como la motivación y las emociones, está sustentada por una base científica clara y demostrada. Goleman sostiene que toda emoción nos mueve hacia una acción. Todos tenemos nuestra predisposición biológica a la acción. Sin embargo, ésta se verá modificada o modelada por nuestras experiencias vitales y el medio en el cual vivamos.

El sistema límbico rige más asuntos emocionales de los que creemos y el cerebro toma muchas decisiones que no son racionales. Un ejemplo de esto son esas ocasiones en las que “estallamos” y decimos cosas que en otras circunstancias ni se nos pasarían por la cabeza.

Es por ello que factores como capacidad de motivarse a sí mismo, de aprender a lidiar con las frustraciones de forma positiva, de controlar los impulsos y las emociones, así como de empatizar y confiar en los demás son tan importantes o más que la inteligencia meramente cognitiva.

Como esta última, la inteligencia emocional también se pude desarrollar y educar. Lo mismo ocurre con los diferentes tipos de aptitudes que la conforman, de los cuales Goleman señala tres: el autocontrol, el entusiasmo y la empatía.

que es la inteligencia emocional - equilibrio

Tipos de inteligencia emocional según Goleman

Para Daniel Goleman hay dos tipos básicos de inteligencia emocional que trabajan generalmente juntos.

La personal determina el modo en que nos relacionamos con nosotros mismos y se compone de conciencia, autocontrol y automotivación.

La interpersonal, en cambio, se basa en la empatía y en las habilidades sociales. Es decir, se centra en la buena gestión de nuestra relación con los demás a través del entendimiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here