ansiedad

Para los que no sepáis qué es la ansiedad, aquí os lo explico en detalle. La dificultad de la vida moderna hace que esta sensación sea cada vez más común y, si no ponemos remedio, puede llegar a convertirse en un trastorno más serio.

Qué es la ansiedad – definición

Según la RAE, ansiedad es:

  1. Estado de agitación, inquietud o zozobra del ánimo.
  2. Angustia que suele acompañar a muchas enfermedades, en particular a ciertas neurosis, y que no permite sosiego a los enfermos.

Es un mecanismo de defensa que nos hace estar alerta ante situaciones potencialmente peligrosas o amenazantes. Nos permite anticiparnos y responder ante los riesgos para minimizar sus consecuencias.

Es, por tanto, un mecanismo que ha permitido al ser humano sobrevivir y adaptarse. La diferencia es que, mientras para el hombre prehistórico un peligro podía ser un animal salvaje, para nosotros, es algo más complejo. Puede ser el no conseguir lo que nos proponemos, por ejemplo.

que es la ansiedad

Por qué podemos sufrirla

Los peligros son más complejos y lo mismo ocurre con nuestras respuestas. Así es posible que nos resulte difícil lidiar con situaciones en las que nos sentimos desbordados o que nos dan miedo. Sin embargo, en nuestra capacidad para ello también influyen factores genéticos, así como nuestras propias experiencias y las respuestas en sí mismas.

1. Predisposición a ella

Lo habréis oído mil veces: hay gente con predisposición a algo. Pues aquí estaríamos hablando de que se dan las condiciones básicas para que esto ocurra. Hablamos de: biología, genética, tipo de vida, capacidad para responder al estrés de forma cotidiana, capacidad de integración en una red social que nos aporte apoyo y seguridad, capacidad de adaptación y aprendizaje e, incluso, del medio ambiente. Pensemos en cómo nos afecta la contaminación sonora, por ejemplo. ¿Somos capaces de aguantar un nivel alto de ruido constante?

2. Factores desencadenantes

Consumo de drogas, situaciones que nos desbordan y con las que no sabemos cómo lidiar, complicaciones o dificultad para conseguir lo que queremos o aquello por lo que nos hemos esforzado tanto, desgracias o acontecimientos graves… Todo eso nos provoca ansiedad porque exige una respuesta ante una amenaza. Recordemos que por amenaza podemos entender simplemente que haya cambios y tengamos que adaptarnos a algo que no nos gusta.

3. Nuestra propia respuesta al problema

A veces no sabemos resolver los problemas en sí y agravamos las situaciones. No sabemos cómo lidiar con la ansiedad o empezamos a desarrollar otros miedos. Incluso podemos tener miedo a esa misma sensación. Por eso, para tratar los problemas de ansiedad y no agravarlos o mantenerlos, es importante recurrir a un profesional que nos ayude lo antes posible.

Ahora que ya sabemos qué es la ansiedad, os recomiendo que no la ignoréis. Como respuesta saludable es muy útil, pero cuando se manifiesta de forma problemática, puede llegar a suponer una gran dificultad en nuestras vidas. Tanto para lidiar con ella, como con el estrés, os recuerdo asimismo que la meditación puede ser una gran aliada. Ojo, no por ello descartéis la ayuda de un psicólogo. Es fundamental.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here